Usar el coaching de relaciones en el lugar de trabajo para ayudar a que su negocio prospere

usar el coaching de relaciones en el lugar de trabajo para ayudar a que su negocio prospere

Sea cual sea el negocio en el que se encuentre, no importa cuán grande o pequeño sea, realmente es un negocio de relaciones. Buenas relaciones en el trabajo, dentro de las organizaciones, así como con clientes, proveedores, prestadores de servicios, etc. son una parte muy importante para hacerlo bien, incluso si las empresas a menudo los ignoran o los dejan de lado.

La falta de habilidades de relación en los participantes son los mayores obstáculos para la mayoría de las relaciones, haciéndolas difíciles e improductivas. Los gerentes y líderes en el mundo de los negocios de hoy deben poseer un cierto nivel de inteligencia relacional y utilizarlo para manejar una variedad de problemas de conducta individuales y grupales dentro de la organización, como conflictos en la oficina, resolución de diferencias de opinión, manejo de empleados difíciles, crecimiento y mantenimiento de la moral. , estimular y fomentar la creatividad, etc.

Normalmente, el coaching de relaciones se centra en las habilidades interpersonales de una persona para mejorarlas. A través de estos programas, los miembros de la gerencia media y alta pueden aprender a comunicarse mejor y mejorar las habilidades de su gente, ayudándolos a mantener y mejorar las relaciones existentes y salvar las malas. Los ejecutivos pueden ser entrenados para ser más relajados y mucho más efectivos en sus trabajos. Los equipos capacitados tienden a tener una perspectiva positiva y a alcanzar niveles más altos de productividad.

El buen coaching relacional permite y permite a las organizaciones salir de sus formas erróneas y contradictorias de comunicarse y acerca a todos el concepto de que la organización es un equipo. Permite a los líderes de equipo y sus equipos crear un entorno para ellos mismos en el que puedan diseñar futuros efectivos y adquirir y refinar el entorno de liderazgo y aprendizaje para lograr esos futuros. Moviliza, forma e inspira a las personas y las hace ir más allá del formato de rendición de cuentas o adhesión de las relaciones a un verdadero sentido de pertenencia que las hace parte integral del equipo y les permite trabajar juntos de manera más efectiva.

Todas las relaciones humanas son sistemas complejos y nada más que relaciones dentro de las organizaciones. Las personas se comunican de diferentes maneras y responden a la comunicación de diversas formas dentro de una jerarquía de esta complejidad relacional. Esto incluye amistades con colegas y superiores, relaciones de trabajo en equipo dentro del equipo inmediato, colaboraciones varias, liderazgo de subordinados y reuniones con extraños, que pueden ser clientes potenciales, etc. En cada uno de estos tipos de relaciones hay una gama de habilidades cultural y políticamente apropiadas y niveles de intimidad o cercanía apropiados y reales entre los participantes.

En la mayoría de los casos, los problemas reales de las relaciones humanas son fáciles de reconocer. Sin embargo, es mucho más difícil ver los problemas sistémicos subyacentes que causan el comportamiento. Los análisis incorrectos e incorrectos o la implementación de soluciones incorrectas pueden ser desastrosos para la organización. Los gerentes deben establecer una relación consigo mismos antes de que puedan esperar intervenir y resolver los problemas de relación de los demás. Esto les permitiría crear mejores relaciones entre ellos que podrían ser mutuamente beneficiosas. Solo así pueden garantizar la total implicación y compromiso en su equipo. También deben aprender a apreciar a los demás por las fortalezas que aportan a una interacción y reconocer lo que se necesitaría para desarrollar esas relaciones.

Todos nosotros, como seres humanos, tendemos a distorsionar nuestras experiencias externas y teñirlas con diversos procesos internos. A menudo usamos las consecuencias de nuestra relación como puntos de referencia para juzgar y evaluar todas nuestras otras relaciones. Sin embargo, podemos, con la orientación adecuada, cambiar esos patrones de relación que pueden no funcionar a nuestro favor.

El coaching de relaciones es una forma simple, de sentido común y sin prejuicios de hacer que las relaciones comerciales y personales sean mucho más positivas y productivas. Puede ayudar a reducir los costos de los conflictos, y la resolución de conflictos ayuda a desarrollar mejores y más efectivas relaciones personales y una atmósfera positiva en el lugar de trabajo.