Los 4 elementos principales de las relaciones familiares sólidas

Las relaciones familiares fuertes y sólidas no surgen por casualidad; hay elementos críticos que deben estar ahí para el desarrollo de estos lazos familiares. Cuando una relación se construye sobre una base sólida, puede soportar los contratiempos de la vida cotidiana y los momentos inesperados de caos. El respeto mutuo, el tiempo para divertirse, el aliento constante y el amor comunicado son los cuatro pilares de cualquier relación sólida.

La falta de respeto crea problemas en cualquier relación. Al tratar con niños, los adultos deben recordarse a sí mismos que el respeto se gana. Complacer, gritar, golpear, menospreciar, hacer cosas por los niños que ellos pueden hacer por sí mismos, seguir dobles raseros son todas una falta de respeto. (Pregúntese: ¿Le pide a sus hijos que golpeen la puerta antes de entrar a su dormitorio, pero se siente libre de entrar en el de ellos?) Para establecer el respeto mutuo, debemos estar dispuestos a mostrar respeto por nuestros hijos. Una excelente manera de comenzar es minimizar las conversaciones negativas. Hable con sus hijos cuando el ambiente sea amistoso y alegre.

El tiempo de calidad es otro ingrediente clave para construir una relación feliz y saludable. No es la cantidad, sino la calidad del tiempo que pasas con los miembros de tu familia lo que es importante. Una hora de tiempo de calidad es mucho más valiosa que cinco horas de conflicto. Pase tiempo todos los días con cada miembro de su familia haciendo algo juntos que hacen Ambos diviértete – ¡invierte en la relación! ¡Sé que estás ocupado, pero tus hijos no vivirán contigo para siempre! ¡Saborea el tiempo que tienes con ellos AHORA! Además del tiempo individual, recomiendo encarecidamente planificar la diversión familiar cada semana, este debe ser un momento para reír, disfrutar de la compañía de los demás y crear recuerdos que los reconforten en los años venideros.

Cree en los miembros de tu familia para que puedan creer en sí mismos. Sus hijos se beneficiarán especialmente de su estímulo frecuente. Una relación cooperativa depende de cómo se sienten los niños acerca de sí mismos y de cómo se sienten acerca de usted. Entonces, en lugar de enfocarse en los errores de sus hijos, señale lo que le gusta y aprecia de ellos. Describe específicamente qué comportamientos quieres repetir, ¡dales una receta para el éxito!

Comunica clara y regularmente a tu familia el amor que les tienes. ¡Esto aumentará la sensación de seguridad de sus hijos y fortalecerá cualquier matrimonio! Deja que tu familia sienta y escuche tu amor. Una suave caricia en la espalda, abrazos, besos y el pelo despeinado son gestos sumamente importantes. Tu actitud también expresa tu amor. Cuando muestras respeto mutuo y permites que tus hijos desarrollen responsabilidad e independencia, esta es la expresión más profunda de amor.