El arte de contar chistes: ¿lo llevas dentro?

Hacer que las situaciones aburridas y aburridas sean divertidas y animadas es fácil para algunas personas. Es como si hubieran nacido con un talento innato para hacer reír y aligerar ambientes tristes y aburridos. ¿Eres afortunado con tal talento? ¿Sueles hacer bromas en un abrir y cerrar de ojos? ¿Eres el tipo más buscado de la pandilla? ¿Son tus chistes sobre el cielo y el infierno el alma de la fiesta? Sin duda, eres una raza rara porque la capacidad de hacer reír y animar a la gente en momentos aburridos es una habilidad asombrosa que solo unos pocos elegidos tienen.

Hacer reír a la gente es un arte.

Para ganarte la reputación de contar chistes instantáneos, tu repertorio debe ir mucho más allá de los chistes del cielo y el infierno. Un buen chiste que puede provocar la risa más fuerte es el que se adapta a la situación como una camisa y tiene una conexión sutil con la conversación que se desarrolla. Por supuesto, la forma en que dices la línea, con el énfasis y las pausas correctos, también marca una gran diferencia en el impacto que puede tener.

Entonces siempre existe el peligro de que una broma se desinfle. Podrías pensar que los últimos chistes divertidos de hipster que has escuchado o recogido de la web recientemente son los mejores, pero si han existido por un tiempo, hay muchas posibilidades de que terminen siendo un desastre. Un verdadero artista debe estar atento y conocer las últimas líneas en la web, o al menos en sus círculos.

El tiempo es el elemento crítico

Hacer el chiste correcto en el momento correcto y en la situación correcta está garantizado para cargar el estado de ánimo y aclarar las caras serias. Por supuesto, no siempre puedes controlar quién está a tu lado y qué estado de ánimo tienen las personas bajo un mismo techo, pero si sabes cómo hacer las mejores bromas para romper el hielo, puedes cambiar radicalmente el estado de ánimo de la fiesta. La risa puede romper el hielo más rápido y hacer que los extraños actúen como amigos desde hace mucho tiempo. Este es el poder de un buen chiste.

Los niños son los más difíciles de complacer porque tienen sus propias ideas sobre la diversión y el entretenimiento. Pero incluso aquí, las bromas pueden ser el animador común que los pone a todos en pie de igualdad. Por supuesto, debe elegir los chistes de los niños en las fiestas infantiles para que puedan identificarlos y comprenderlos rápidamente. Hacer chistes del gobierno o chistes de vendedores populares en una fiesta infantil es una receta segura para el desastre.

Las bromas son la fórmula secreta para convertir un día o una situación aburrida en un día o una situación extraordinaria y emocionante. Explora el arte de romper uno y podrás iluminar muchas caras… ¡y corazones!